VIH Un Virus Mortal
VIH Un Virus Mortal

VIH – Un Virus Mortal y No Una Enfermedad

Para el individuo promedio, el VIH significa SIDA. Sin embargo, este no es el caso. El VIH y el SIDA no son lo mismo, existe una diferencia entre ellos, que aunque es discreta, está ahí. Esa puede ser la razón por la cual VIH y SIDA van de la mano. Es importante, sin embargo, definir estas diferencias. El VIH es un virus, un lentovirus en realidad, que es un subconjunto de virus llamados retrovirus o virus lentos, que causan el SIDA.

La investigación científica ha demostrado que el SIDA es la última de las cuatro etapas del VIH, los primeros tres son: la etapa de ventana, la etapa de seroconversión y la etapa asintomática, respectivamente. Al VIH se le llama retrovirus porque es un virus que progresa. Invade el cuerpo a través de las membranas mucosas y el torrente sanguíneo (a través de contacto sanguíneo) y se encuentra en los fluidos corporales, semen, fluido vaginal, pre-eyaculación o la leche materna. Una vez dentro, el virus comienza su recorrido por el cuerpo con el ataque y destrucción de las células del sistema inmunológico causando con ello el deterioro del sistema inmunológico. Esto conduce inevitablemente al SIDA.

El VIH se dice que se originó en África, en primates no humanos y transferido a los humanos en el siglo 20. Existen 2 subtipos; VIH-1, que es un tipo más virulento y se transmite fácilmente y es la causa de la mayoría de las infecciones por VIH en todo el mundo y el VIH-2, que es menos transmisible y se limita en gran medida a África Occidental. Estas cepas fueron encontrados en Camerún y Guinea Bissau / Gabón, respectivamente.

Cómo Se Transmite El VIH

Hay muchas maneras a través de las cuales el VIH se puede transmitir, pero las más importantes son a través de agujas infectadas (u objetos afilados), sexo inseguro, la leche materna y la transmisión vertical (también conocida como transmisión madre a hijo).

Cómo NO Se Transmite El VIH

El VIH no se puede transmitir a través de apretones de manos, abrazos, por compartir la misma taza o una cuchara con una persona infectada, o por sentarse en la misma silla.

El VIH es un virus mortal que infecta las células más vitales del sistema inmune como los linfocitos T CD4 + y macrófagos. La infección causa un rápido descenso en el número de células T CD4 + por eliminación de las células y causando un aumento en la tasa de apoptosis (muerte celular programada).

Cuando el recuento de estas células (células T CD4 +) cae por debajo de 200, y dos o más infecciones oportunistas se establecen, entonces el individuo puede ser diagnosticado como un paciente con SIDA.

¿Cómo Debe Tratarse El VIH?

En la actualidad, hay unos cuantos fármacos para el tratamiento del virus, que se denominan fármacos antirretrovirales o medicamentos anti-VIH.

Estos medicamentos requieren sin embargo un compromiso total por parte del paciente, y deben tomarse durante toda la vida del individuo y en el momento que se indica, porque el virus puede desarrollar resistencia a estos fármacos. También se han reportado efectos secundarios graves que ahora se pueden reducir.

Al VIH le puede tomar diez o más años para convertirse totalmente en SIDA en la persona promedio. Este intervalo de tiempo se extiende sin embargo, de un individuo a otro y va a depender de la dieta que lleve la persona.

¿Cuáles Son Los síntomas Que Indican La Presencia De Este Mortal Virus?

La forma más eficaz de saber si un individuo tiene el virus es haciéndole una prueba. Algunas personas sin embargo desarrollan síntomas similares a la gripe, con erupciones cutáneas y glándulas inflamadas por un corto período de tiempo, pero estos síntomas no necesariamente representan la presencia del VIH. Muy a menudo, los individuos son asintomáticos y se sienten sanos, pero pueden transmitir la enfermedad a otras personas. Por eso es importante realizarse el examen si se sospecha que se tuvo contacto con el virus. La prueba puede no ser exacta si se tiene menos de tres meses desde la última exposición.

El VIH no tiene cura en la actualidad, pero puede prevenirse. Como dice el dicho: “La prevención es la mejor cura”

La mejor manera de prevenir la infección por VIH según lo recomienda la Organización Mundial de la Salud es la ABSTINENCIA y practicar sexo seguro. Sin embargo, la práctica de sexo seguro (los condones de látex son efectivos sólo alrededor del 85% cuando se usan correctamente).

Ser diagnosticado con el VIH no es el fin del mundo. Todavía se puede tener una vida plena, normal, larga y feliz aunque se cargue con el virus a cuestas. El primer paso es hacerse la prueba. Una mujer embarazada que haya dado positivo no necesariamente tiene que transmitirle el virus a su hijo por nacer. Los fármacos antirretrovirales han logrado reducir este riesgo desde un 25 por ciento hasta un 2 por ciento. Ha habido casos de personas con VIH que tienen niños sanos y una vida bastante normal.

Ser VIH positivo no te hace menos que los demás, sólo significa que tienes un virus que puede ser tratado. La gente ha logrado sobrevivir con esta enfermedad desde hace más de treinta años con un buen tratamiento. La clave es la detección a tiempo.

El VIH es real, y la gente debe ser consciente de este hecho. Mientras más temprano entendamos que tenemos que unirnos y luchar contra él, mejor.

Una persona puede vivir una vida normal con el VIH. ¡Es sólo un virus!

 

Enlaces Recomendados:

 

La prevención del SIDA

Información General Sobre Los Síntomas Del VIH

SIDA un mal que sigue avanzando

7 mitos sobre el vih en el embarazo

Prevencion del VIH – la prevencion es la clave