2

Virus de la inmunodeficiencia humana

Cuando se escucha o se habla de VIH, se está hablando de un virus que es denominado como virus de inmunodeficiencia humana, tomado como un lentivirus, subgrupo de los retrovirus, este virus es trasmitido por medio de la lactancia materna, embarazos, trasfusiones de sangre y fluidos ya sean tanto del hombre como de la mujer.1

El VIH, o síndrome de inmunodeficiencia infecta a las células T, o CD+, haciendo que estas se destruyan, en otras palabras hace que en el cuerpo u organismo tenga una minoría de ellas, las cuales son fundamentales para el buen desarrollo del ser humano, cuando se pierde gran cantidad de células CD4, el nivel de la salud del paciente se vuelve critico haciendo que se enferme y se esté expuesto a miles de bacterias, virus y enfermedades que se encuentran en el medio ya que se pierde la inmunidad celular, llevando al organismo a estar expuesto a las infecciones oportunistas, por más cuidados que se le preste.

Las defensas en sí, ayudan a afrontar todas aquellas infecciones que puede recibir el organismo por agentes patógenos, al igual que ellas existen muchas cosas más que ayudan a prevenir y eliminar agentes dañinos, las defensas es algo fundamental, pues ellas se encuentran disponibles día y noche, alertas, para evitar que entren sustancias malignas, en fin como la palabra bien lo dice son defensas del cuerpo.

Por lo tanto ya sabiendo lo importante que son las defensas en el cuerpo, ¿te imaginas que pasaría si estas faltaran? Esta es una excelente pregunta y mucho más si se sabe que cuando tienes el virus del VIH o virus de inmunodeficiencia humana, las defensas son las primeras que sufren daño, el virus afecta de inmediato el sistema de defensas del organismo o como también es llamado sistema inmunológico.

Cuando este virus se encuentra ya en una etapa ala que se le llama como SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida), en el momento en el que haya insuficiencia del sistema inmune, son estos pacientes los que tienen que llevar un debido tratamiento, para ayudar al cuerpo a tener de alguna manera defensas que ayuden a superar las enfermedades que hayan aparecido.