Reacciones emocionales frente a la enfermedad del sida

Las personas portadoras de VIH – SIDA suelen decaer en alteraciones emocionales negativas surgidas por el miedo e incertidumbre que dicha enfermedad provoca en el ser humano, en lo que tiene que ver con síntomas y consecuencias para la salud, si bien es cierto este virus hasta el momento es catalogado como una de los problemas de salud más crónico y mortal, debido esencialmente a que pese a los estudios realizados posterior al surgimiento del mismo no se ha logrado encontrar cura para este mal.

La depresión y la ansiedad toman partida desde el momento en que hace presencia la enfermedad, más aun frente a una sociedad que sin justificación valedera, con el paso del tiempo no ha logrado entender el trasfondo del problema que dicho virus conlleva, tanto para el individuo que le padece como al vínculo familiar que le acompaña. Si bien es cierto, el nivel de rechazo de la comunidad frente a los pacientes del SIDA crece latentemente y con ello las afecciones psicológicas para los poseedores del virus aún más.

Este problema social sin duda alguna, corresponde a la falta de cultura e información por parte de la sociedad en base a las muchas enfermedades existentes, de ahí que la imaginación toma partida en la mente de la personas haciendo estigmatizar la diferentes grupos sociales, en este caso los pacientes de SIDA a quienes se datan ante el mundo como una amenaza para la vida, por razones relacionadas al contagio del virus; una realidad que empieza a ser tratada por organizaciones políticas y ONGs alrededor del mundo, vía a cambiar la idea que hoy por hoy el hombre cree acerca del sida, de sus formas de contagio y del cómo prevenirle.

Este síndrome vírico conlleva a desarrollar algunas secuelas que afectan directamente la salud mental de quienes han sido contagiados, por lo que se hace importante que los pacientes de VIH – SIDA además de recibir tratamientos médicos para contrarrestar los síntomas y rastros de la enfermedad, se les haga seguimiento oportuno con instrumentos propios de la psicología a fin de mejorar el nivel de calidad de vida de estas personas en medio del desarrollo de la enfermedad. Pues es esta la ciencia encargada de mejorar el aspecto mental y psicológico de las personas, mas aún si padecen de problemas de salud crónicos como lo es en este caso VIH – SIDA, un problema de salud complejo al cual la ciencia no ha logrado vencer con una cura definitiva.