Importancia de la nutrición en pacientes de VIH

La infección del VIH es una de las patologías que guarda consigo muchos mitos parra con la sociedad, quienes por la falta de información y en otros casos por la desinformación de algunos medios, creen que dicha enfermedad se asocia a la muerte sin escapatoria alguna, sin saber que tras de dicho virus y la enfermedad que posterior al mismo puede lograr desarrollarse en algunos de sus pacientes, existe una probabilidad de vida extensa mediante un control adecuado del VIH SIDA.

Tratamiento especial por medio del cual los años de vida de los pacientes que le padecen logran disfrutarse al máximo y extenderse de gran manera en términos de una buena calidad de vida, siempre y cuando los cuidados al respecto con el cuerpo se lleven adelante sin perjuicios que puedan marcar su existencia y el adecuado funcionamiento del organismo, en aras de un normal desarrollo a nivel personal, profesional, académico, laboral, en fin, todo lo que concierne al cotidiano vivir de la persona en un ámbito de progreso y crecimiento social.

En este sentido en medio de los cuidados que el sistema inmunitario de los pacientes de VIH-SIDA requieren, no escapa la buen y/o adecuada nutrición, siendo más bien este unos de los aspectos principales que dichas personas deberán llevar consigo para lograr un buen rendimiento a nivel de todos y cada uno de los órganos de su cuerpo que en algún momento se verán afectados por la enfermedad.

Un enfoque integral de la infección por VIH no debe excluir ni menospreciar el papel que una correcta alimentación, una dieta balanceada en proporciones adecuadas de nutrientes, vitaminas y minerales puede desempeñar un papel sumamente importante a la hora de ayudar al sistema inmunitario y mejorar la calidad de vida de la personas denominadas como pacientes de VIH-SIDA.

En medio del VIH-SIDA, la buena nutrición respalda  el estado general de la salud, siendo la alimentación el apoyo del sistema inmunitario, aquel que en un gran porcentaje se encuentra afectado por el virus, y que de manera anormal no seguirá el funcionamiento correcto al que si da razón un paciente sano.

Dicha alimentación deberá incluir una variedad de alimentos nutritivos en las cantidades adecuadas para mantener un peso saludable, siempre llevada de la mano con la seguridad alimentaria, aquella forma que refiere a llevar, manejar, preparar y almacenar los alimentos de la manera adecuada para prevenir las enfermedades transmitidas por los mismos y que en pacientes de VIH-SIDA puede resultar fatal.