SIDA Durante El Embarazo
SIDA Durante El Embarazo

7 Mitos Sobre El VIH/SIDA Durante El Embarazo

Con los diversos adelantos que han surgido recientemente en materia de VIH/SIDA, tales como el kit para hacer la prueba casera del VIH y la mejor comprensión de la enfermedad, algunas cosas que antes se consideraban imposibles ahora pasaron a ser mitos.

A continuación te presento algunos de los mitos relacionados al Sida,  que las mujeres seropositivas embarazadas deben saber.

Mitos Relacionados Al Sida:

1. Las mujeres VIH positivas sin duda darán a luz bebés VIH positivos.

Esta afirmación es, sin duda falsa, a pesar de que la circulación sanguínea compartida del bebé y de la madre es uno de los medios de transmisión del VIH, no siempre tiene que ser así. En definitiva, es una excelente noticia saber que las mujeres con VIH que actualmente están embarazadas o que desean concebir, que con los medicamentos actuales para el VIH, la transmisión madre-bebé se ha reducido hasta  ubicarse en un 2 por ciento. Este fenómeno alentador está empezando a materializarse a nivel mundial. Para mayor seguridad, los niños deben someterse a una prueba de VIH en casa un par de semanas después de nacer.

2. Los hombres VIH-positivo no pueden ser padres biológicos de niños sin VIH.

Aunque esto parece más creíble que el primer mito, también es falso. Los hombres que dieron positivo a la prueba del VIH no necesariamente tienen que transmitir la enfermedad a sus parejas sexuales femeninas y tampoco a sus hijos concebidos. Hay varios medios para lograr que esto suceda. Por ejemplo, se encuentra disponible un fármaco profiláctico aprobado por la FDA que logra que mujeres VIH-negativas puedan prevenir la adquisición de la enfermedad y posterior transmisión de la infección a sus hijos. Mientras la carga viral se mantenga en un nivel aceptable, los hombres VIH positivos pueden llegar a ser padres con mujeres VIH negativas. Antes de tener sexo, los hombres positivos deben someterse a la prueba del VIH para verificar que el riesgo sea mínimo. Del mismo modo, el kit para la prueba casera del VIH debe ser adquirido por la mujer  para verificar que no haya transmisión.

3. Las mujeres embarazadas necesitan comer el doble de lo normal.

Este mito de amplio alcance no ha recibido respaldo de ningún estudio serio. Aunque durante el embarazado aumenta el apetito debido a las necesidades del bebé en desarrollo, esto no quiere decir que se deba comer el doble durante el embarazo. Esta verdad se aplica a la mayoría de las mujeres, independientemente del resultado de la prueba del VIH.

4. Según las directrices estadounidenses de seguros médicos, el VIH se considera una condición pre-existente.

En realidad, esto sigue siendo una verdad, pero ya no será válido el próximo año. En virtud de la Ley de Atención Médica de EE.UU., el VIH y otras enfermedades pre-existentes no pueden ser utilizados por el gobierno para discriminar a las víctimas afectadas en términos de cobertura de salud. En la actualidad, existen algunos servicios habilitados por la citada ley de EE.UU. que las mujeres embarazadas pueden utilizar.

5. La cesárea es una necesidad para las madres VIH-positivas para asegurar que sus hijos nazcan VIH-negativos.

Esto ya no es cierto. De hecho, el parto vaginal es la forma más recomendada de dar a luz las madres VIH-positivas en los EE.UU. Anteriormente, el parto por cesárea era el tipo de parto recomendado, ya que esto reduce el contacto del recién nacido con el VIH de la sangre y otras partes infectadas. Sin embargo, las mejoras en la investigación sobre el SIDA permiten a la madre tener cantidades muy bajas de partículas virales, tan bajas que ya no puedan ser detectadas por la prueba casera del VIH. Incluso fuera del hospital, el parto vaginal seguro es definitivamente posible, siempre y cuando la madre tenga una carga viral relativamente inofensiva. La prueba casera del VIH debe hacérsele a la madre antes del parto y también debe realizársele al recién nacido a las primeras horas.

6. Los medicamentos potentes contra el VIH definitivamente tienen efectos secundarios adversos en el feto y en los recién nacidos.

Las investigaciones han demostrado que los niños nacidos de madres seropositivas mostraron pocos efectos negativos cuando las madres fueron constantes con sus tratamientos antirretrovirales. Un factor que contribuye a este hecho es los niveles de toxicidad más bajos de los actuales medicamentos en comparación con sus predecesores.

7. El fenómeno de mujeres VIH-positivas que dan a luz bebés VIH negativos es muy raro.

Esto sólo es aparentemente cierto para aquellos que no son conscientes de la relación entre los modernos tratamientos para el VIH y las futuras madres. Para el año 2000, ya había alrededor de 7000 mujeres con VIH que dieron a luz en los EE.UU. solamente. Después de más de una década y con la mejora en las prácticas médicas, esta cifra se espera que mejore de manera significativa en la actualidad.

Enlaces Recomendados:

La prevención del SIDA

Información General Sobre Los Síntomas Del VIH

SIDA un mal que sigue avanzando

Dejar respuesta